¿Hotel con piscina u hotel cerca de la playa?

Posted by 100x100
Category:

¿El vaivén de las olas de la playa o las aguas tranquilas de la piscina? ¿Arena o césped? Todos los años cuando llega el verano hay una pregunta que se repite por excelencia y esa es si preferimos la playa o la piscina. Y esto es algo que cala especialmente cuando estamos eligiendo el hotel ideal para ir a pasar unas buenas vacaciones. Los hay que son de respuesta clara, como si la llevasen en el código genético; los hay que dudan, pero siempre se quedan con una cosa y también los hay que prefieren ambas cosas.

Lo único cierto es que a aquellos que tienen la idea muy clara y son de playa, serás incapaz de hacerles echar la toalla en el césped y viceversa, lo que eligen piscina ni por asomo quieren ver un grano de arena entre sus chanclas. Pero el verano y las vacaciones son momentos en los que tiene cabida el disfrute para todos, por eso nos hemos propuesto que la discusión quede empate y todos puedan tener argumentos que convenzan a unos y a otros a probar un poco de todo.

Y por qué no, quizás te ayudemos a elegir tu próximo destino de vacaciones o a hacerlas más llevaderas sin discusiones sobre si reservar en un hotel con piscina o un hotel a pie de playa ¿Quieres conocer todos los argumentos que tienes a tu favor tanto si eres del equipo piscina como si eres del equipo playa? Pues sigue leyendo con atención y ve preparando el bañador.

LOS QUE PREFIEREN UN HOTEL A PIE DE PLAYA

Como ya hemos dicho antes, hay personas que lo tienen muy claro y son totalmente de playa. Por eso, a la hora de reservar sus vacaciones o pensar en ellas siempre se imaginan en un hotel cerca del mar y en pasar el día subiendo y bajando por la arena. Está demostrado que el mar ayuda a relajarnos y nos conecta con la naturaleza, por eso son muchos los que prefieren clavar la sombrilla, sentir la arena y bañarse en el mar. Además, el agua salada del mar ayuda a cicatrizar heridas que tenga nuestra piel y siempre suele estar fresca, para mejorar la circulación.

Si llevas a los más pequeños a la playa allí encontrarán mil maneras de divertirse. Saltar las olas, hacer castillos de arena, enterrar al personal, buscar conchas… ¡Se lo pasarán en grande! Por otro lado, en la playa podrás hacer ejercicio sin darte cuenta ¿Has probado a mantenerte quieto mientras las olas chocan contigo? Pues eso ayuda a reafirmar el cuerpo. Lo mismo sucede con nadar, en el mar la corriente hará que te esfuerces más nadando y que tus músculos se fortalezcan más rápido.

Y qué nos dices de esos paseos por la playa que son la mejor idea para coger un bronceado saludable. El bronceado es otro motivo más para ir a la playa. El sol de la playa broncea más rápido la piel y hace que se mantenga así por más tiempo, aunque nunca hay que olvidar ni la protección solar ni que no es recomendable tomar el sol en las horas centrales del día. Con el sol también tiene que ver el siguiente argumento, y es que no hay nada más mágico que un atardecer en la playa.

UN BUEN HOTEL CON PISCINA Y QUE SE QUITE LO DEMÁS

Vamos con la otra parte, la que se pasarías las horas muertas en una toalla pellizcando el césped que hay a su alrededor. Las piscinas son un inventazo, ayudan a combatir el calor agobiante el verano y siempre están ahí, hasta cuando tienes ratos si tienes una cerca de casa. Por eso es comprensible que otro gran número de personas prefiera este plan. En la piscina lo tienes todo controlado, nada de olas ni de vaivenes, solamente estáis tú y una buena tumbona.

Decantarte con un hotel con piscina para ir de vacaciones también es un acierto. Las piscinas de los hoteles suelen ser grandes, con instalaciones listas para que no tengas que preocuparte de nada y todo al lado de tu habitación. Bajar a la piscina también te evita pasar por el momento arena, ese momento en el que empiezas a quitar arena de partes de tu cuerpo que no sabías que existían. Como ya hemos dicho en la piscina lo tendrás todo a mano, la barra del hotel, el baño para cuando lo necesites, las sombrillas fijas y las tumbonas esperándote.

Para los niños también es una buena opción, se volverán locos en los toboganes y mini atracciones con las que cuentan algunas piscinas. Además, es posible que encuentres piscinas más pequeñas dedicadas exclusivamente a ellos para que puedas vigilar sin problema y garantizar la máxima seguridad. Por último, aunque hayamos dicho que en la playa puedes hacer ejercicio sin mucho esfuerzo, en la piscina también puedes hacerlo, o si no que se lo digan a todos aquellos que entran al juego de las competiciones de largos ¿Cuántos largos seguidos serás capaz de hacerte en la misma tarde?

UN HOTEL EN TARIFA QUE LO TENGA TODO

Con todo lo citado hemos dado suficientes motivos para que convenzas a tu contrincante, sea también del equipo que sea, pero tenemos un último as en la manga. Y es que muchas veces lo único que hay que elegir es cuál es el momento del día perfecto. Por eso, nuestra recomendación es que no elijas playa o piscina, sino que elijas las dos. Dedica una parte de tus días de descanso a relajarte en la playa y otros momentos del día a pasar por la piscina, ambas cosas tienen sus partes buenas.

Y, para poder disfrutar de ambas cosas lo mejor es elegir un hotel cerca de la playa que también tenga una piscina. Si ya es en un entorno idílico como Tarifa mejor que mejor. Te proponemos que pases por el Hotel 100% Fun de Tarifa, un establecimiento a pocos metros de la Playa de Valdevaqueros que también cuenta con un jardín paradisíaco con una gran piscina. Así que la próxima vez que haya debate por dónde reservar las vacaciones ¡Responde 100% Fun!

Deja un comentario

es_ESSpanish